IMG_3352

 

El presidente John F. Kennedy y su esposa Jackie pasaron su luna de miel en las playas de Acapulco, cuando dicha ciudad era un destino turístico de clase mundial y sinónimo de glamour. Hasta nuestros días se cuenta la historia de la gran impresión que produjeron estas sillas a Jackie… eso dicen los que saben.

 

La Silla Acapulco, de autoría anónima, es famosa por su ergonometría, su comodidad y su alucinante diseño retro, además de tener un look fresco y divertido.
Creada en la década de los 50’s, fue pensada para exteriores, sin embargo en poco tiempo fue ganándose un lugar propio dentro de casa, e incluso han aparecido adaptaciones de medidas y formas para crear nuevos muebles con el mismo espíritu de la silla Acapulco.
Conformada por una sólida estructura de acero que sostiene un entramado de cuerdas de PVC, sigue una técnica maya muy antigua y parecida a la utilizada para la confección de las hamacas.
Recientemente, el Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York ha incluido como una pieza clásica del mobiliario mexicano a la silla Acapulco en la MoMA Store, llegando a tener incluso una exposición temporal en dicho museo.
La silla Acapulco es uno de los tantos objetos clásicos del interiorismo que México ha exportado al mundo, y ahora que ha vuelto a acaparar la atención vale la pena hacerse de una en la primera ocasión que se nos presente.

Comments

comments